Neurociência suporta a hipnose terapêutica

NEURO
Durante más de treinta y cinco años me he dedicado a la hipnosis clínica o terapéutica y a la psicoterapia creativa(1). Y cada día me sorprendo más de los efectos benéficos y ecológicos que produce en el paciente.

Recién a partir de finales del siglo pasado a partir de la década de los noventa, podemos decir que se está abriendo una luz en el túnel del funcionamiento cerebral y dando respuestas a ciertos conocimientos empíricos de los estados alterados de consciencia, encontrados en los papiros de Ebers en Egipto hace tres mil años. Donde los jeroglíficos mencionaban que los sacerdotes hacían una práctica iniciática que hoy conocemos como hipnosis.

Gracias a los escáneres de positrones (PET) sabemos hoy, que zonas cerebrales se activan en el proceso hipnótico, son las mismas zonas que se activan en el cerebro, cuando aprendemos algo de forma automática o una emoción supera la zona de censura de forma subliminal, o un nuevo aprendizaje es almacenado por repetición.

Este descubrimiento ha permitido dar un margen de credibilidad muy importante al proceso hipnótico. Y por ende a interesado a más neuro-psicólogos en investigar el tema. Lamentablemente hay poca inversión para estas investigaciones en las universidades, por considerarse aún un arte y no una ciencia.

James Braid define el hipnotismo en su libro de 1855, La Fisiología de la Fascinación, de esta forma:

Con la intención de simplificar el estudio de las acciones y reacciones recíprocas de la mente y la materia entre sí… la condición (hipnótica) surge de las influencias que existen dentro del propio cuerpo del paciente, la influencia de la atención concentrada, o las nuevas ideas dominantes, en la modificación de la acción física, y estos cambios dinámicos re-actuando sobre la mente del sujeto. Adopté el término “hipnotismo” o sueño nervioso para este proceso… Y finalmente, como un término genérico, comprendiendo la totalidad de estos fenómenos que resultan de las acciones recíprocas de la mente y la materia entre sí, creo que no hay término más apropiado que “psicofisiología” (Braid, 1855).

Psicofisiología, he aquí un término que había quedado en el olvido, hasta que los nuevos estudios sobre la hipnosis, han demostrado que es totalmente válido hoy en día. Y si ampliamos aún más el concepto diremos que la hipnosis es un fenómeno neuro-psico-biológico.

1. Y para ejemplo este: Extienda sus manos hacia adelante con las palmas hacia arriba a la altura de sus hombros más o menos.

manos

2. Cierre los ojos haga tres respiraciones profundas y piense, visualice o sienta un problema o conflicto que le afecta y mentalmente deposítelo en la mano izquierda o derecha la que usted quiera. (durante treinta segundos)

3. Ahora simplemente piense en ese problema o emoción que le afecta, es posible que mientras piense en el conflicto o emoción la mano donde colocó mentalmente el problema, esté más caliente o fría, o más baja o alta que la otra,

4. Si eso sucede es porque la neuro-fisiología está cumpliendo su función correctamente y las sinapsis de sus dendritas están llevando al información a una zona del neocórtex y ordena liberar neurotransmisores.

manden

5. Ahora vuelva a realizar el ejercicio inicial (treinta segundos) y después, piense, visualice o sienta las acciones u opciones que provee su mente y que podrían resolver su problema (durante treinta segundos) y colóquelas en la otra mano.

6. Y permítase sentir nuevamente las sensaciones de sus manos. Y compruebe como están las dos manos, cual de ellas está más fría o caliente y más arriba o abajo que la otra.

Tome tres o cuatro minutos, haga el ejercicio y al final del artículo compruebe la respuesta

Este simple ejercicio, es para que pueda comprobar cómo funciona la neuro-fisiología, y que comprenda como el proceso de recordar produce un cambio fisiológico, como también lo produce una opción de cura u oportunidad de cambio positivo.

Con esto quiero decir que: La condición hipnótica surge las propias condiciones innatas que existen dentro del paciente. Con este protocolo podemos realizar muchas experiencias enriquecedoras tanto para el paciente como para el terapeuta.

La repetición es la magia. Sabemos que el hipocampo almacena la información de forma temporal, relacionada con experiencias, aprendizajes y cualquier circunstancia vital. El hipocampo debe descargar esa información para poder seguir funcionando, y eso se produce cuando la mente está offline o sea cuando dormimos y en especial en la etapa REM.

En ese momento cuando al mente consciente no interfiere, es cuando el hipocampo envía información al neocórtex y según Lisman & Morris (2001) la información se repite constantemente, pareciera que al neocórtex le cuesta aprender. Y por ese proceso de repetición la información pasa a la corteza cerebral y se guardan los aprendizajes, recuerdos o experiencias.

mancereb

¡Guau! ¡Esto sí que es noticia!

Sabemos que la hipnosis se produce por excitación cortical, por tanto podemos decir sin temor a equivocarnos, que la repetición de experiencias propias o sugestivas por medio de hipnosis es similar a la repetición de envío de información que realiza el hipocampo al neocórtex.

En AIHCE desde hace cuatro años estamos trabajando en pacientes con fibromialgia, y utilizamos un protocolo similar al descrito anteriormente, solo agregamos juegos de imaginación y desbloqueo emocional, en un estado hipnótico grado 1. La imaginación permite disociar y trasladar el sufrimiento emocional a un objeto que el paciente tiene en la mano, donde descarga toda su frustración y dolor psicológico. Hacemos cuatro sesiones semanales “repetimos y repetimos el proceso” al cabo de cuatro a ocho semanas el sesenta y ocho por cien de los pacientes mejoran y superan el sufrimiento retomado su actividad, el resto mejoran hasta 6 o 7 en la ESD(3) de 1 a 10

En la corteza cerebral, es donde se crean y producen los diálogos creativos de la psicoterapia y la hipnosis terapéutica. En los diálogos creativos y las sugestiones reflexivas que podemos utilizar con el paciente debemos valernos del lenguaje heurístico(4) de procesamiento implícito. ¿Qué quiere decir esto? Que debemos usar palabras o frases que parezcan neutras e insípidas pero que implícitamente provoquen un feedback en el paciente muy potente.

Y en este punto quiero destacar, como ha cambiado la forma de entender la psicoterapia en los últimos veinte años. Hablar de intuición del terapeuta era un sacrilegio. El psicólogo no podía en ningún caso usar su intuición, sin embargo ha pasado mucha agua debajo del puente y hoy transferencia, rapport, intuición, ya parecen algo similar o se pueden confundir. Y yo creo que eso se debe a que ahora hablamos también de plasticidad cerebral(5) y de neuronas espejo(6). Utilizamos la neurolingüística, la hipnosis sistémica, la Gestalt, el guión emocional, la terapia a vidas pasadas, la terapia de duelo etc. y aunque ciertos grupos corporativos desmerezcan su validez terapéutica, allí están y para mí son tan válidos como la confesión o el muro de los lamentos. (Salvando la distancia)

Cada día sabemos más sobre nuestro cerebro, su proceso neuro-fisiológico, su forma binaria o cuántica de codificar y decodificar información, sonora o visual etc. Y esto se parece a la electricidad todo el mundo la utiliza pero en realidad en el fondo nadie sabe que es la electricidad.

Con la hipnosis ocurre algo parecido todos hablamos de hipnosis y cuantificamos las mediciones realizadas en laboratorio, pero en el fondo nadie sabe porque el ser humano es capaz de generar ese proceso interno tan potente; que tanto le puede enfermar, como le puede curar.

Tampoco sabemos porque la comunicación heurística y las sugestiones ambiguas o vagas, provocan una expansión en las posibilidades creativas del subconsciente del paciente.

Pero sí sabemos que si le digo a alguien:

Escucha tu voz interior y tal vez oirás una respuesta de valor profundo, aunque distante de tus largas horas de espera… Una palabra, una acción, una ayuda, puede darte la señal que tu mente inconsciente está esperando tanto tiempo… Sin menguar deseos… permite que tus neuronas liberen toda su energía sanadora y ábrete a recibir la señal de curación. (Ahora piense usted, ¿cómo o que debería hace para permitir que sus neuronas liberen la energía sanadora? Seguramente no lo sabe, pero no importa, algo se ha movilizado entro de usted, es como decir “ayúdame dios mío… ”) La fraseología es heurística, vaga y confusa, cumple con la ley universal del gurú.

Con una probabilidad del 99% la persona asociará todo lo que he dicho a su conflicto. Aunque yo desconozca cual es.

A partir de ahí sigo interviniendo con otra fraseología según las respuestas quinésicas que percibo del paciente.

Esto se llama terapia secreta y la practicamos con bastante eficacia desde hace unos veintidós años

Sin duda la expresión más exacta para definir la hipnosis terapéutica es: psicoterapia creativa. Porque la hipnosis a diferencia de otras prácticas terapéuticas permite una intervención más directa y a niveles más profundos de la psiquis del paciente. Además partimos de la certeza, de que la sugestión y la hipnosis están presentes en todos los actos de nuestra vida y en cualquier tipo de interrelación personal.

La hipnosis es tan versátil que se puede asociar a la medicina y a la psicología, al marketing, a la publicidad, y cualquier puesta en escena de un ser humano, en el arte, la música, el deporte. La hipnosis viene de fábrica dentro de nuestro motor cerebral, no es adquirida u opcional, esta pertenece al sistema de comunicación génica. Esto hace que sea tan poderosa.

Recientes estudios han comprobado que los bebés que escuchan discursos en una lengua extranjera determinada, durante sus primeros meses de vida, hallan más fácil aprender ese idiomas en el colegio o una vez que son adultos. Psicólogos de la Universidad de Bristol indicaron que el cerebro en desarrollo en el útero, pasa por un periodo de “programación” en la que establece para la vida del individuo su capacidad para reconocer sonidos claves que se convierten en su lengua nativa.

Así, cuando un bebé nace, tiene la capacidad de distinguir cada tipo de discurso. Incluso si los padres son ingleses, el niño tiene la capacidad de distinguir sonidos vocales griegos y chinos. Un recién nacido es capaz de distinguir todos los sonidos, pero cerca de los seis meses selecciona sólo aquellos que son relevantes para su lenguaje. Por eso un bebé pude aprender si problemas dos o tres lenguas a la vez.

Esto es maravilloso, ver como cada día comprobamos que podemos modificar nuestro software si utilizamos las herramientas adecuadas. El secreto del bebé es la plasticidad cerebral. O sea; observación, ejercicio y repetición que provocan un cambio, y esto también es válido para los adultos.

¿Cómo ser un buen hipnólogo? Siempre les aconsejo a mis alumnos primero mimeticen mis formas de actuar así aprenden y después que sean ellos mismos, que no traten de imitar a otros profesionales en sus formas de intervención, que sean creativos, que la psicoterapia y la hipnosis sin creatividad es poca cosa.

En los cursos, haciendo prácticas entre los alumnos estos procuran ver quién consigue ser más heurístico y creativo, apuntando a un objetivo terapéutico definido. Así ganan en seguridad y estimulan sus neuronas espejo mejorando la plasticidad cerebral. Pero también aprenden el secreto más buscado, “el estado ZF” que es el punto crítico de la hipnosis.

La mayoría de los profesionales que asisten a los cursos, ya han realizado otra formación en hipnosis, clásica o Ericksoniana, sin embargo aseguran que les falta algo para sentirse seguros, que en muchos casos no les da resultado la inducción. Y yo les digo que no se preocupen, que utilicen sus neuronas espejo cuando yo hago las demostraciones para determinar el estado o momento ZF.

Es resume: todos los procesos neuro-psico-biológicos dependen de nuestros genes, pero pueden ser modificados y condicionados, utilizando estímulos psicológicos que activen repetitivamente nuestro neocórtex. Y para ello no existe mejor herramienta que la neuro reconstrucción emocional por medio hipnosis heurística y la psicoterapia creativa.

neuro-forma

www.aihce.net

John C. Naranjo Alcega
Director de AIHCE
Doctor en Psicología Social
Master em hipnose clínica
Experto en Kinésica
Master en PNL
Business Coach